25 marzo 2017

¿Es demasiado tarde para hablar de mis lecturas favoritas del 2016?


Oficialmente, Goodreads me dice que en 2016 leí 25 libros. La realidad es que leí mucho más de manera extraoficial para el trabajo. Eso hace que superara con creces el número de lecturas del año anterior y, sin embargo, tengo la sensación de que 2015 fue un año mucho mejor en cuanto a libros. Eso no quiere decir que en 2016 no encontrara magníficas lecturas, pero sí es cierto que 2015 fue un año de muy gratos descubrimientos. Por poner un ejemplo, fue el año de Expiación (y de la increíble resaca lectora que me dejó ese libro).

En cualquier caso, 2016 también me trajo nuevos autores y otras grandes joyas, de las que hoy os quiero hablar.

La pasión, de Jeanette Winterson. Leer a Jeanette Winterson siempre resulta una experiencia muy enriquecedora. La descubrí en 2014 con La niña del faro y desde el primer momento supe que se iba a convertir en una autora de referencia para mí. Su escritura es muy rica en matices e inteligente, pero si hay algo que me cautiva de manera especial de sus obras es su habilidad por dotarlas de esa familiar esencia de los cuentos clásicos.

Mansfield Park, de Jane Austen. Qué queréis que os diga, yo me río mucho cuando leo a Jane Austen. Mansfield Park era la última novela que me quedaba por leer de la autora (al menos de las obras que tiene concluidas) y me dio cierta pena acabarla. ¿Me miraréis muy mal si digo que Mansfield Park me pareció maravillosamente telenovelesca? Pues eso.

Salt to the Sea, de Ruta Sepetys (hice una entrada en la que hablaba en más profundidad de la obra). Otra autora que nunca me decepciona. De hecho, Salt to the Sea me pareció su mejor novela hasta la fecha. Ruta Sepetys nos descubre en sus novelas importantes sucesos que parecen haber sido olvidados por la Historia. Personalmente, me gusta mucho el contraste de la crudeza de lo que nos cuenta con la dulzura de su pluma.

Y eso fue lo que pasó, de Natalia Ginzburg. Es el primer libro que leo de la autora, pero sé que no será el último (de hecho, Las pequeñas virtudes ya me está esperando en la estantería). Como ya avanza la sinopsis, esta es la desgarradora historia de amor desesperado de una mujer que durante años ha soportado la infidelidad de su marido.

Veinticuatro horas en la vida de una mujer, de Stefan Zweig. Es sencillamente increíble la complejidad y la profundidad con las que Zweig puede dotar a sus historias en apenas cien páginas. Todo un maestro. Es el segundo libro que leo de él (el primero fue Carta de una desconocida), y ya tengo ganas de hacerme con el resto (en mi estantería ya tengo también Clarissa y Mendel el de los libros).

Las chicas, de Emma Cline. Menudo fenómeno ha creado Emma Cline con su primera novela. La fajita rezaba «El debut más salvaje, magnético y perturbador en muchos años» y verdaderamente creo que esos tres adjetivos son los que mejor pueden calificar esta historia. Es una obra que me cautivó y horrorizó (en el buen sentido) a partes iguales.


¿Cuáles fueron vuestras mejores lecturas del año pasado? ¿Me recomendáis alguna en especial?

04 febrero 2017

Mis propósitos para el 2017



Con cada año nuevo llega siempre la sensación de nuevos comienzos, nuevas oportunidades y nuevas metas. Pero no este año. 2017 llegó, los días pasaron y yo seguía esperando que me invadiera esa sensación (algo que además siempre me ha encantado, debo añadir), pero sencillamente nunca apareció.

Sin embargo, eso no me impidió ponerme unas metas para este 2017. Me encanta retarme a mí misma, así que ahí van mis metas para este «nuevo» año (todo lo nuevo que puede ser ya en febrero).

☼  Sé un poco más Gryffindor y sal de tu zona de confort.

☼  ¡Deja de morderte las uñas y los padrastros! Llevo cargando este mal hábito desde hace demasiado tiempo, y ya va siendo hora de ponerle solución. ¡Quiero tener manos bonitas!

☼  Vuelve al Cajoncito, te hará bien. Además, sabes que lo echas de menos.

☼  Por favor, no dejes el yoga ni el deporte. Sabes que tu cuerpo y cabeza te lo agradecen.

☼  Sigue formándote y crece, ¡crece!, CRECE.

Introduce más color en tu armario. Ya está bien de tanto blanco y negro.


¿Y los vuestros? ¿Cuáles son vuestros propósitos para este 2017?