02 mayo 2014

La niña del faro, de Jeanette Winterson

· Título: La niña del faro La niña del faro
· Título original: Lighthousekeeping
· Saga: libro único
· Autor: Jeanette Winterson
· Traductor: Alejandro Palomas
· Editorial: Lumen
· Fecha de publicación: septiembre 2012
· Páginas: 208
· Precio: 15 €
· Páginas web de interés:
· Sinopsis:
Érase una vez un farero ciego y una niña huérfana... Así podría empezar uno de los muchos cuentos del señor Pew, el hombre encargado de cuidar del faro de un remoto pueblo de Escocia. Quien le escucha es la pequeña Silver, una chiquilla lista que acaba de perder a su madre y de ganar a un nuevo amigo, un hombre enamorado de las palabras y dispuesto a contar historias insólitas, que se enlazan unas con otras en una trenza sin fin. Sentada al lado del señor Pew, Silver llegará a saber cómo y cuándo se construyó el faro, y descubrirá a personas tan fascinantes como Stevenson, Darwin y el reverendo Babel, un libertino lleno de ira y de amor por una hermosa mujer. Cuando Silver crezca, los cuentos del señor Pew la acompañarán y harán de ella una lectora voraz, fascinada por los libros y por los cuerpos misteriosos que va encontrando en su camino.
Amante fiel de la palabra y de su poder, con La niña del faro Jeanette Winterson nos invita a entrar en esa «habitación propia» que Virginia Woolf amuebló hace muchos años, una habitación llena de mil historias que nos defienden de la soledad y hacen más llevadero el oficio de vivir.
«Somos todos huérfanos... pero si aprendemos a leer nuestra vida como un cuento, podemos escapar de la tiranía de los hechos.» Jeanette Winterson

 
· Puntuación: 4,5/5
· Mi opinión:
Esta historia nos sitúa en un pueblucho perdido en algún punto de Escocia. Allí, Silver acaba de perder a su madre y queda al cuidado del señor Pew, el farero ciego del pueblo. Pero, en realidad, esto es lighthousebastante irrelevante en la historia de La niña del faro. Este es un libro especial, con historias dentro de historias, palabras hechas poesía, y mucho simbolismo. Aquí el qué nos cuentan es lo de menos, es el cómo lo que cobra importancia. Y permitid que os diga que Jeanette Winterson es una maga de las palabras. Su pluma huye de lo recargado o denso; en su lugar, busca la poesía de la sencillez y la brevedad para llegar a los corazones de sus lectores y regalarle una infinidad de citas preciosas.

La historia de Silver y el farero Pew se diluye en muchas otras, como son las de Babel Dark, Robert Louise Stevenson, Tristán e Iseo, o la de Darwin. Personajes e historias muy variopintos que confluyen y forman un todo muy sólido en La niña del faro. En esta obra, Winterson explora también la etérea frontera entre realidad y magia; esto obliga al lector a abrir la mente y le invita a soñar junto a sus personajes. Quizá sea ese toque «mágico» lo que en muchas ocasiones hace que la historia tenga la esencia de los cuentos infantiles de toda la vida.

La niña del faro es uno de esos libros que, por un lado, me llevan a querer compartirlo con todo el mundo, pero, a la vez, hacen que surja mi yo más egoísta, ese que querría mantener en secreto la existencia de esta joyita y quedármela solo para mí. Sin embargo, ya veis, aquí estoy hablándoos de él. Y es que de verdad creo que Winterson es una autora que merece ser leída. La niña del faro no es un libro para todo el mundo ni una lectura que deba «consumirse»; es una historia que hay que saborear, dejar que te empape y cale hasta los huesos y el corazón.

Cuéntame un cuento, Pew.
¿Qué clase de cuento, pequeña?
Uno con final feliz.
En el mundo eso no existe.
¿Un final feliz?
No, un final.

11 comentarios:

  1. Te envidio. Lo quiero muy fuertemente y eso que ni sabía que existía.

    (¿Puede ser más bonita la portada?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, tendrías que ver la cubierta en persona. Es puro amor. ♥ ¡Y debes leerlo, ahora sí sabes que existe!

      Eliminar
  2. Hola, significaría mucho que visitaras mi blog, es nuevo. Muchas gracias por el tiempo y atención.

    ResponderEliminar
  3. Me he quedado impresionado con el hecho de que con tan pocas palabras hayas conseguido que necesite leer el libro lo más pronto posible :3 Parece super adorable; me encantan las historias de historias... y esa cita que has puesto ♥

    ResponderEliminar
  4. Es un libro en el que no me importaría morir ahogada ❤

    Me alegro de que te haya gustado, es un libro tan especial que cuando alguien lo lee te da miedo que no guste o que no encuentre la magia, pero veo que no ha sido así y me hace muy feliz :)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. Acabo de descubrir la existencia de este libro y ya lo quiero :O! Menos mal que finalmente sí has querido compartirla con todos ;) la próxima vez que vaya a una librería lo buscaré, a ver si hay suerte y está.

    ResponderEliminar
  6. gracias por decidirte a compartirlo, yo me lo apunto que tiene pinta de ser un imprescindible

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  7. pues tiene buena pinta, la verdad.
    Un saludooo

    ResponderEliminar
  8. Pero... Yo pensé que te había comentado. Qué clase de magia negra es ésta, Annie, QUÉ.
    Pues nada, que me muero por leerlo, y además la traducción es de Alejandro Palomas y seguro que ha puesto su propio toque ♥

    ResponderEliminar
  9. Hola!
    Nunca lo había visto este libro y después de tu reseña tengo ganas de leerlo! Gracias por compartirlo finalmente!
    Me quedo por aqui como seguidora e iré leyendo tus próximas reseñas!
    Te dejo el mío por si quieres pasarte!!

    http://lalectoradurmiente.blogspot.com.es/

    Nos leemos! Un beso!

    ResponderEliminar